¿Te ayudamos? +34 946 85 20 78 | info@kgourmetonline.com

Comprar Anchoas de Santoña


Anchoas de Santoña pescadas en aguas del mar Cantábrico y producidas artesanalmente a partir del mejor boquerón del Cantábrico. En nuestra tienda online, podrás comprar anchoas de Santoña sobadas a mano. Los boquerones de Santoña son reconocidos por dar lugar a las mejores anchoas en salazón del mundo, las peculiaridades propias del pescado capturado en estas aguas con un perfecto equilibrio de grasas, convierten a este animal en el rey del Cantábrico. En esta sección, podrás comprar anchoas de Santoña elaboradas con una materia prima de primera calidad, que sumado a las manos expertas de las fileteadoras de las conserveras, hará que puedas disfrutar de este manjar marino de una manera completamente natural y sin perder ni una pizca de su sabor natural.

Comprar anchoas de Santoña sobadas a mano

Las anchoas de Santoña son pescadas en el golfo de Vizcaya durante los meses de primavera (de marzo a mayo). Es en esta época cuando el bocarte posee el mejor balance de grasas, característica que lo hace perfecto para su conserva. Se trata de una pesca selectiva y respetuosa con el medio ambiente. Cada abril se cuenta la biomasa existente para poder contar luego en octubre el número de alevines. Es en base a este resultado cuando se decide la cuota de anchoas que va a poder pescarse en la campaña siguiente. Este control en la pesca hace que el fondo marino no se vea afectado pudiendo disfrutar de las deliciosas anchoas de Santoña año tras año.

Una vez que el bocarte ha sido capturado y seleccionado en lonja, es cuando comienza todo el laborioso proceso de elaboración. Nada más llegar a fábrica, las manos expertas de las fileteadoras son las encargadas de descabezar y limpiar el pez uno a uno. A continuación son introducidas en barriles por camadas, es decir, colocando una capa de anchoa y otra de sal. Encima del barril suele colocarse algo de peso para que el pez vaya soltando parte de su agua y tenga lugar una deshidratación de manera gradual. A este proceso se le llama salazón y suele durar entre 6 y 7 meses.

Una vez que ha finalizado todo el proceso de maduración, es necesario sacarlas del barril y comenzar con su sobado a mano. En este paso, las fileteadoras deberán eliminar la piel del animal y parte de la sal que ha quedado adherida en el. Para conseguir un punto de sal perfecto, es necesario introducirlas en tres barriles distintos de agua. De esta manera conseguiremos eliminar más profundamente los restos de sal. Ahora es cuando llega el turno del proceso más delicado de todos, aquel en el que se pone a prueba los años de experiencia de las fileteadoras de la conservera. Estas deberán cortar la cola de la anchoa, separar los filetes, quitar la espina dorsal y eliminar las espinas existentes. El resultado final debe ser una anchoa de Santoña completamente limpia y de textura tersa.