Las mejores conservas de Navarra

La huerta navarra, es una de las mayores despensas de todo el país según afirman en la página del Reyno de Navarra, ya que cuenta con 6 Denominaciones de Origen, 6 Indicaciones Geográficas Protegidas y 4 Certificaciones de Calidad. Esto hace que empresas conserveras como La Catedral de Navarra y Deliconservas, cuenten con una amplia variedad de conservas vegetales, de una gran calidad, además de aportar a las conservas de navarra un gran renombre dentro del mundo gastronómico.

 

Conservas de Navarra

Dentro de la amplia gama de conservas de navarra podemos encontrar productos tan singulares y característicos de la zona navarra como son la alcachofa, el pimiento del piquillo, los espárragos de Navarra e incluso el cardo, todos ellos muy utilizados en la gastronomía navarra.

A pesar de ser estos los productos más destacables de la huerta navarra, la variedad de vegetales es muy amplia; borraja, habitas, puerros… una materia prima de gran calidad y sabor.

 

Conservas La Catedral de Navarra

Por la gran calidad de las tierras navarras, su fertilidad y abundancia de agua, gracias a su buena hidrología, las verduras navarras son una de las mejores opciones en cuanto a conservas vegetales se refiere.

La conservera Catedral de Navarra, lleva más de 70 años en el mundo de las conservas vegetales, eligiendo siempre los productos de mayor calidad provenientes de áreas próximas a sus instalaciones y conoce de primera mano a los agricultores con los que trabaja. Además, cabe destacar todo su empeño en ofrecer unos productos de gran sabor y textura como los que ofrecen las verduras recién cosechadas.

Entre su gran gama de productos podemos destacar:

Los espárragos de Navarra: Se trata de un producto elaborado artesanalmente en la localidad Navarra de Mendavia. Estos espárragos blancos, poseen un punto amargo, muy característico en los espárragos de su denominación. Además de ser cultivados siempre cerca de sus instalaciones, estos espárragos son escaldados antes de pelar para que la piel proteja sus propiedades y aromas característicos. Estos espárragos se pueden acompañar con una vinagreta o con mayonesa, e incluso a veces con huevo duro.

 

Pimientos del piquillo: Estos pimientos lodosanos caracterizados por su pequeño tamaño y su dulzura, son elaborados en seco, para no diluir su intensidad recién salido de las llamas, y pelados a mano. El inconfundible sabor de estos pimientos junto con el aporte en vitamina C hace que este producto sea una muy buena opción para servir de entrante aliñados con ajo o una vinagreta, rellenos o como guarnición.

 

Alcachofas de Tudela: Denominadas las flores de la huerta, las alcachofas de Tudela al natural se elaboran artesanalmente en Mendavia (Navarra). Es una variedad blanca, redondeada y de hojas cortas a la que no le añaden ningún acidulante, ya que de esta manera respetan su sabor natural. Se trata de un producto con considerables acciones digestivas y diuréticas. Existen muchas formas de consumirlas; fritas, cocidas, en menestra e incluso con almejas.

 

Cardo La Catedral de Navarra: Esta conserva vegetal elaborada en la localidad navarra de Mendavia, se realiza a partir del cardo natural pelado y con ausencia de hebras. Es un vegetal principalmente de invierno. Tiene un sabor muy característico debido a su intensidad y amargor. Una de las formas más comunes de consumir este producto es cocido junto con un sofrito de ajo, harina y jamón.

 

Borraja: La borraja La Catedral de Navarra es una conserva vegetal de producción artesanal. Esta borraja se recoge en invierno en las áreas de Aragón y Navarra, y la mejor época para su consumo es en verano. La borraja suele acompañar a carnes o pescados, pero también puede consumirse en menestra o con patata.

 

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *