Ensalada depurativa de espinacas

Tres recetas depurativas: ensalada de espinacas y queso, ensalada de espinacas y fresas y ensalada de espinacas y gulas.

 

Ahora que la Navidad ha llegado a su fin, toca cuidarse. Por eso, las ensaladas depurativas son una de las mejores armas a la hora de recuperar la línea después de los excesos del mes pasado. En este artículo hemos elegido las espinacas como ingrediente estrella, ¿el motivo? Se trata de un alimento rico en fibras y sales minerales que en comparación con la carne, aporta pocas calorías y contiene poca cantidad de grasa. Las espinacas se convierten por tanto en el vegetal que mayor proteínas contiene.

Ensaladas de espinacas

Ensalada de espinacas y queso: lavamos unas hojitas de espinacas y las colocamos en un bol. Añadimos queso fresco en tacos, nueces, pasas y aliñamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y vinagre. Para esta elaboración en concreto, te recomendamos el vinagre de mango. Otra opción también es sustituir el queso fresco por taquitos de queso Idiazabal, una opción algo más calórica pero de sabor más intenso.

Ensalada de espinacas y fresas: quizás esta ensalada de espinacas crudas sea más apropiada para la primavera, pero si tienes la opción de conseguir fresas, elabora una ensalada utilizando espinacas frescas, fresas partidas a la mitad, nueces y aliñada con un poco de aceite de oliva virgen extra y vinagre de lima.

Ensalada de espinacas y gulas: una ensalada de espinacas más completa que las anteriores que puedes utilizar como plato único a la hora de cenar. Coloca unas espinacas crudas en un bol, gulas previamente salteadas con un poco de ajo en la sartén, mango y granada. Para aliñar, en esta ocasión hemos elegido aceite de oliva virgen extra (aprovecha el aceite utilizado para saltear las gulas) y vinagre de frambuesa.

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *