Cómo hacer crujiente de parmesano

Receta de crujiente de queso parmesano para convertir tus recetas tradicionales en verdaderas obras de arte.

 

Lo hemos visto miles de veces en muchos de los programas de cocina que se han puesto de moda recientemente: crujiente de queso. A pesar de tener un sabor exquisito, su uso principal consiste en convertir un emplatado tradicional en toda una obra de arte. A pesar de que podéis elaborar en casa crujientes de queso de infinidad de variedades: crujiente de queso Idiazabal, crujiente de queso Roncal… en esta ocasión nos hemos decantado por uno de los quesos italianos de nuestra tienda gourmet online. Os mostramos cómo hacer crujiente de parmesano:

Crujiente de parmesano, paso a paso

Hacer crujiente de queso parmesano es mucho más sencillo de lo que pueda parecer. Para ello, rallamos un poco de queso Parmesano Reggiano sobre un papel vegetal haciendo varios montoncitos con cierta separación entre ellos. Volvemos a tapar el queso con otra lámina de papel vegetal y ponemos encima una bandeja de modo que presione ambos papeles con el queso en el medio.

Con el horno ya precalentado a 120 grados, introducimos nuestra elaboración y la dejamos fundir durante unos 5 minutos. Si es necesario, levantamos un poco la bandeja antes de sacar del horno para comprobar que el queso parmesano se ha derretido por completo. Cuando haya adquirido la textura adecuada sacamos del horno, retiramos la bandeja y a continuación despegamos las láminas vegetales del queso. Será importante que realicemos esta última operación cuando el queso todavía este templado y maleable ya que sino corremos el riesgo de que se nos quede pegado al papel.

 

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *