Cómo cortar jamón ibérico de bellota

Aprende a cortar una pieza de jamón ibérico de bellota en finas lonchas siguiendo nuestros pasos.

Antes de cortar el jamón ibérico de bellota

La sabiduría popular no se equivoca al dictar que los mejores jamones ibéricos de bellota hay que cortarlos a mano. Esto es así ya que al cortarlo a máquina, aparte de perder parte de su aroma, el jamón ibérico pierde también buena parte de su sabor como consecuencia de la excesiva fricción producida por la máquina que acaba por quemar la carne.

Recuerda que para cortar y consumir jamón ibérico de bellota, es recomendable una temperatura que ronde entre los 18 y los 24 grados.

Material necesario para cortar el jamón ibérico

Afilador: necesitarás un afilador que te permita cortar de forma rápida, sencilla y segura.
Cuchillo jamonero: los cuchillos para cortar jamón son de hoja larga, estrecha y flexible permitiendo ajustar el movimiento al perfil de la zona de corte.
Portajamones: se trata de un soporte que nos ayudará a colocar nuestra pieza de jamón en una posición adecuada.

Colocar el jamón ibérico

Si se va a consumir el jamón en su totalidad en un plazo de uno o dos días se deberá comenzar a cortar por la zona principal, también conocida como maza, es decir, con la pezuña hacia arriba. Por el contrario, si se va a consumir el jamón de una forma más lenta, deberá comenzarse por la zona de la babilla, es decir, con la pezuña hacia abajo.

Pelar el jamón ibérico

Nos referimos a retirar la piel y la grasa exterior que cubren el jamón hasta que aparezca la carne. Si se va a consumir el jamón en el mismo día se puede pelar entero, de lo contrario, es conveniente ir pelando el jamón a medida que vamos consumiendo.

Cortar el jamón ibérico en lonchas

Las lonchas de jamón ibérico deben ser finas, casi transparentes, que abarquen la totalidad del ancho de la pieza y de una longitud no superior a los 7 cm. Los cortes deben ser paralelos entre sí y siempre en dirección opuesta a la pezuña. La carne más próxima a los huesos no deberá cortarse en lonchas, es preferible realizar pequeños tacos que posteriormente puedan emplearse para elaborar sabrosos caldos o cocidos.

Después de cortar el jamón ibérico

Si se quiere guardar el jamón ibérico una vez comenzado a cortar, se deberá tapar el corte con las lonchas de tocino retiradas del exterior del jamón y a continuación colocar un paño por encima. De esta manera, evitaremos que el jamón se reseque y ayudaremos a que conserve todas sus características. El jamón deberá guardarse en un lugar fresco y seco y alejado de las fuentes extremas de luz y calor.

* Te animamos a que visites la sección de jamón ibérico de bellota de nuestra página web, en la que podrás encontrar piezas tan majestuosas como esta:

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *